Archive for agosto, 2011

Rollitos de higo con queso de cabra y jamón serrano

{Scroll down for recipe in english}

No soy una persona de frutas. Bueno, de frutas frescas porque de fruta en dulce por supuesto que sí. Nunca me van a ver comiendo una manzana, una pera, o incluso un plátano. Aunque sí me verán comiendo un pie de manzana, una torta de peras o un bizcocho de plátano. Mi esposo dice que estoy loca, pero así soy… cosas de la vida.

Creo que viene porque cuando era pequeña, mi madre siempre nos obligaba a comer fruta de postre. No podíamos levantarnos de la mesa hasta que acabáramos, y por esa obligación fue que desarrolle mil y un técnicas para eliminar el postre sin tener que comérmelo. La principal y la que nunca fallaba, era pagarle a mi hermano menor para que se la comiera. También tenía varios lugares estratégicos donde esconderla, y tengan por seguro que sí hubiésemos tenido perro, me hubiera amado con locura, ya que me las hubiese arreglado para darle la fruta sin que ¨nadie¨ (mi mamá) me viera.

No crean que es algo que me enorgullece mucho, menos ahora con Cayetana a la que quiero enseñarle a comer de todo. Creanme, me hubiese encantado tener la costumbre de comer fruta, las dietas que me hubiera ahorrado o por lo menos, la hubiera pasado mejor mientras duraban. Lo bueno es que la peque, hasta ahora, ese gen mio no lo ha heredado y come frutas y verduras en todas sus comidas. Espero que le dure, y mucho. Por eso cuando me invita su comida, abro bien grande mi boca y me como lo que sea que me invite jajaja. Dicen que los niños imitan los comportamientos con la comida de sus padres, así que por ahora no le digan que lo que me invita no me gusta nadita 😀

Luego de contarles este pequeño secreto sobre mi ¨gusto¨con la fruta, les cuento mis manias o costumbres para comprarla, que son un poco mas raras. Yo no compro fruta porque me provoque, o como podrán darse cuenta porque me gusta. Tampoco lo hago porque la mire y diga: ¨Mmmm que rico pie voy a preparar con estas manzanas¨. Porque la excusa perfecta sería decir que quiero preparar un postre.

La compro porque me resulta visual y fotográficamente atractiva. Y con esta historia, he llegado a casa trayendo albaricoques, cerezas (que si me gustan de sabor un poco más), fresas, manzanas y así con un millon de frutas. Creo que voy un poco con la estación porque eso hace que la fruta en ese momento este más atractiva a la vista. No son iguales las cerezas de finales de mayo que las que estamos viendo ahora al final del verano y tampoco los albaricoques.

Lo que me lleva al ingrediente principal de la receta de hoy: El Higo.

Fue amor a primera vista, ya que en cuanto pase al lado de ellos no pude resistir comprarlos. Los compre también un poco por curiosidad, porque sólo había visto los higos morados. Y para que vean mi conocimiento en frutas, los compre con la duda de saber, si existen también los higos verdes o si no estaban maduros y había que esperar que se empiecen a poner morados. Obviamente A. me volvió a llamar loca… ¨Higos?? desde cuando tu comes higos?? Que vas a hacer con eso??

Felizmente fui bien rápida y le dije ¨mermelada¨, que sí me gusta, y mucho jejeje.

Al final me pase horas buscando que hacer con los higos e investigando un poco las diferencias como para aplacar un poco mi ignorancia y encontre esta receta de los rollitos de higo. Me pareció realmente fácil y al mismo tiempo que le faltaba algo, y como los higos siempre suelen ponerse para acompañar tablas de queso y embutidos, decidí agregarle ambos ingredientes y hacer un piqueo para servir cuando hayan invitados. O para cuando A. y yo veamos alguna peli acompañados de quesos y un buen vino.

También se pueden comer solos, como un dulce por la tarde o después de la comida. Si los quieren para eso, sólo agreguen un par de cucharadas más de azúcar en la receta. Espero que les guste tanto como a mí.

Rollitos con queso de cabra y jamón

(adaptada de zomtbakes.blogspot.com)

Ingredientes:

1 paquete de masa de hojaldre

10 higos

3 cucharadas de azúcar rubia

1 cucharadita de canela

1 rulo de queso de cabra 

150gr de jamón serrano

arúgula

2 cucharadas de mantequilla derretida y 1 para engrasar la bandeja

Preparación:

Precalentar el horno a 200C o 400F. Extender la masa sobre una superficie y colocar los higos cortados en rodajas. Espolvorear con la mezcla del azúcar y la canela. Si se quiere utilizar para postre, agregar 2 cucharadas más de azúcar. Enrollar apretando muy bien y teniendo cuidado de que no se salgan los higos por los costados. Con un cuchillo de sierra, cortar rodajas de 2-3cm cada una. Colocar papel horno en una badeja de horno o engrasar la bandeja con mantequilla y colocar las rodajas. Poner un poco de mantequilla derretida sobre cada una y llevar al horno por 20-30 minutos o hasta que el hojaldre dore. Sacar los rollitos de la bandeja y colocar en una rejilla para enfriar. Los movemos porque en la bandeja pueden pegarse al enfriar. Una vez frios, cortar un par de rodajas de queso de cabra y picar. Colocar encima de los rollitos. Luego colocar un poco de jamón y decorar con unas hojas de arúgula. Servir.

Figs Pastry Rolls with goat cheese and Serrano ham

(adapted from zomtbakes.blogspot.com)

Ingredients:

1 package puff pastry

10 figs

3 tablespoons brown sugar

1 teaspoon cinnamon

1 goat cheese curl

150g of ham

arugula

2 tablespoons melted butter and one more for pan

Directions:

Preheat oven to 200C or 400F. Roll out the dough on a surface and place the sliced ​​figs. Sprinkle with sugar mixture and cinnamon. If you want to use for dessert, add 2 more tablespoons of sugar. Roll it up firmly, tucking the figs in. Leave the end of it under the roll while you cut them into 2-3cm slices with a sharp knife. Lay them flat on a tray (greased or lined with baking paper) and drizzle with a little melted butter. Bake until pastry is browned and crisp. 20-30 minutes. Remove rolls from pan and place on a cooling rack. Once cooled, put some goat cheese on top. Then put some ham and garnish with a few arugula leaves.

25 agosto, 2011 at 12:02 pm 12 comentarios

Falso Souffle de Zucchini

{Scroll down for recipe in english}

Ya sé que todos deben haberlo comido alguna vez en su vida. La verdad que yo no era muy fan, creo que más por manía que por sabor. Cada vez que pienso en zucchini me acuerdo de los zucchinis rellenos de casa de mi nonna, que también solían preparar en mi casa. No es que no me gustaran o que estuvieran feos. Es más, siempre me comía el relleno y solía estar muy bueno. Pero no se porque, siempre dejaba la cascara y eso es lo que hacía que el plato o ingrediente principal, no me emocionara mucho. Poco a poco le fui perdiendo cada vez más interés hasta que lo eliminé de mis comidas, por lo menos de manera voluntaria. Si ya venía con el plato, bien, pero no era parte de mis ingredientes favoritos o de algo que fuese a pedir en un restaurante.

Desde que Cayetana está con nosotros, el zucchini se ha vuelto un ingrediente importante de la dieta de esta casa. Y tengo que decirles que me estaba perdiendo de algo realmente bueno. A la peque le gusta tanto que se los suele comer sancochados y con un poco de aceite de oliva. Pero como es un ingrediente que acepta sin decir absolutamente nada, siempre trato de prepararselo, ya sea con pasta, en puré, salteado, al horno, etc. He notado que están en temporada, porque de unos meses a la fecha han incrementado su tamaño considerablemente, tanto que he tenido que hacer malabares para que entren en la mesa y fotografiarlos.

La receta de hoy esta en el recetario de mi tía Mary (mi tía nonna). Ella y mi nonna son los grandes referentes de cocina que tengo de mi infancia. Aún me acuerdo cuando mi nonna empezaba con la gran producción de bizcochos de navidad cuando se acercaban las fiestas… creo que todo Lima recibía uno. También me acuerdo de cuando hacía ravioles desde cero: masa, relleno y al congelador en cantidades industriales porque nunca podían faltar en casa. Creo que A. también pagaría por ver como los preparaba porque nos encantaban. Como me hubiera gustado tener esta afición por la cocina cuando ambas se pasaban horas cocinando. Tendría miles de preguntas que hacerles.

Mi nonna ahora ¨supervisa¨. Ya no pasa en la cocina las horas de antes, y aunque siempre se da una vuelta a ver como va quedando todo, ya deja que los demás se encarguen. Y aunque mi tía Mary ya no esta con nosotros, ella es la que se encargó de escribir las recetas que tenemos casi todos en la familia. Espero, en algún momento, poder terminar de prepararlas y fotografiar todas para armar un libro como se debe, y que le haga todos los honores que se merece. En parte, es el motivo por el que empecé este blog…

En el recetario, esta receta figura como souffle, pero si nos ponemos exigentes definitivamente no es la manera clásica de preparar uno. Lo que si puedo decirles es que es una manera facilísima de preparar algo muy parecido a uno. Con la misma textura y con un sabor delicioso.

Si no quieren hacerse problemas pensando en que el souffle se les va a bajar, o si no quieren ponerse a batir claras a punto de nieve, denle una ojeada a esta receta. Y pónganla en practica, no se van a arrepentir. Yo estoy considerando agregar más verduras porque a toda la casa le encanto. Creo que agregando hongos o zanahorias también quedaría genial. Y también voy a probar congelando porciones individuales, porque me van a salvar de varias comidas para la peque los días que no quiera cocinar.

Yo preparé media receta de la original porque los zucchinis como mencione están teniendo un tamaño realmente grande. Pense en preparar el souffle un día que A. no venia a comer y al final salió un molde grande de souffle. Comimos un par de días, así que creo que están bien estas cantidades. En caso vean que se van a quedar cortos, doblen la receta que les traigo.

¨Falso¨ Souffle de Zucchini

Ingredientes:

 4 zucchinis tiernos, cortados en dos y sancochados al punto. En caso sean de los muy grandes sólo usar 2.

4 huevos

4 tajadas de pan de molde s/corteza

1/2 tarro de leche evaporada

1/2 paquete de mantequilla derretida (separar un poco para untar el molde)

1/2 taza de queso parmesano rallado

pan rallado, lo necesario

Preparación:

En  un tazón se echan todos los ingredientes y se licua todo. Se rectifica la sazón y se vacía en un molde grande engrasado. Se espolvorea con una mezcla de pan rallado, queso parmesano rallado y pedacitos de mantequilla. Llevar al horno 180C  mas o menos 30-45 minutos, debe cuajar sin dorar mucho. Apenas esté debe retirarse del horno inmediatamente para que no se seque. 

“Fake” Zucchini Souffle

Ingredients:

 4 zucchini, cut in halfs and boiled till tender. 

4 eggs

4 slices of bread 

1 / 2 can of milk

1 / 2 package of melted butter (and a little bit for pan)

1 / 2 cup grated Parmesan cheese

bread crumbs

Directions:

Preheat oven at 180C -350F. In a bowl, mix all ingredients and then blend them.  Put the mixture into a Pyrex dish. Sprinkle with a mixture of bread crumbs, Parmesan cheese and butter. Bake 30-45 minutes or so, it should not brown much. Removed from the oven immediately to prevent drying and serve.

16 agosto, 2011 at 7:26 am 21 comentarios

Un antojo de verano

Se acabaron las fiestas, sí a veces una semana se queda corta. Sobre todo cuando el clima no juega mucho a tu favor y te quedas sin salir porque llueve. Aunque lo pasamos genial y pudimos aprovechar varios días comiendo con amigos, paseando y viendo la cara de emoción de Cayetana con los tigres y los juegos de la feria. Les dije que se iba a volver loca. Tuvimos varios gritos y llantos cada vez que nos íbamos. Y cuando estábamos en las casetas del sardi y a lo lejos empezaba a funcionar la noria, ya se imaginarán la emoción… Ay taaaaa!! Ayy taaaaa!!!.

Con la semana grande de Santander, también cierro el proyecto que me tenía a mil por hora. Me pase el último mes fotografiando y cocinando como loca y espero que el proyecto vea la luz pronto. Aunque saldrá en Perú, estoy viendo la forma de que también pueda conseguirse en otros países. Ojalá. En cuanto pueda contarles algo, no duden que habrá un post especial y podrán ver algunos adelantos.

Lo bueno es que ya vuelvo a la normalidad. No han sabido de mi la semana pasada porque he necesitado unos días para recargar energías, organizarme y sobre todo, ponerme al día con todo lo que estaba en ¨stand by¨ desde que le pusieron fecha de entrega a este proyecto. Hay varias novedades y nuevos trabajos de los que también les contaré dentro de poco. Sólo puedo decirles que estoy feliz y que todo va saliendo genial.

En estos días en los que he estado de vaga recuperando energías perdidas, también le estuve dando vueltas a la receta que iba a preparar hoy. Como les comenté, este verano esta dejando mucho que desear, y aunque muchos días no hay sol y los días están grises (para que no extrañe tanto Lima), necesitaba algo fresco. Pero no sólo algo fresco sino también algo dulce, que me alegre el fin de semana y que en este cansancio me saque una sonrisa.

Desempolve mis libros de Sandra Plevisani, (maestra repostera peruana, si pueden conseguir sus libros los recomiendo a ojos cerrados. Sus dulces son deliciosos y las recetas son facilísimas de seguir), que tenía un poco abandonados y busque mi receta favorita…. Panna Cotta.

Ñam ñam como diría mi Cayetana.

Nunca jamás había preparado Panna Cotta pero, en estos momentos, y no se porque, podía matar por una Panna Cotta de Sandra. Con salsa de frambuesas y el toque perfecto de vainilla…. ufff que ganas! Hace tiempo que veo su receta y si no la he preparado es porque nunca he usado gelatina y me daba un poco de nervios. Si ya sé, gelatina, como si fuera hacer una super torta, llena de decoración, o a ayudar a algún chef a preparar comida molecular jajaja. Pero me daba nervios y bueno había que perderlos si o si porque tengo una receta de mi tía Mariella que también estoy como loca por hacer, que lleva gelatina y tampoco me animo. Como dicen por ahí, echando a perder se aprende. Así que con esta mentalidad salte a la cocina a preparar mi postre soñado.

Tengo que decirles que si hubiera sabido que hacer panna cotta era taaaaaaaaaaaaaan fácil, hacé mucho que en esta casa comeríamos panna cotta todo el día. Si supieran la cantidad de recetas con opciones de este postre que tengo almacenadas y que no he hecho por miedo a la gelatina jajaja. Se que varios deben estarse riendo, pero bueno, así se aprende en la cocina. Después de la experiencia de hoy, sólo puedo decirles que si le tienen nervios a algún producto desconocido, vayan y trabajen con él porque si no lo conoces en acción, es imposible saber que tan fácil o difícil realmente es. Y les puede pasar como a mí, que estuve perdiendo el tiempo con un postre realmente sencillo, que me encanta!!

En este caso yo he hecho una salsa de frutos rojos y cerezas que esta de muerte. Como ya les he dicho muero por los frutos rojos. Siempre trato de tener algunos en casa, aunque sean congelados. Y como aún es “verano”, siguen habiendo cerezas en el super. Opté por esta presentación porque ya suficiente tenía con enfrentarme a la gelatina como para ponerme a desmoldar la panna cotta y que quede bonita para las fotos. Pero déjenme decirles que quedó mejor de lo que imaginaba y se dejó fotografiar muy bien.

Anímense a probar este postre y ya me cuentan que tal… fácil o difícil trabajar con gelatina?? jajaja.

Panna Cotta

(adaptada de la receta de Sandra Plevisani)

Ingredientes:

4 1/2 tazas de crema de leche (nata)

3/4 taza de azúcar

3 cucharaditas de esencia de vainilla

7 hojas de colapez

Preparación:

En una olla hervir la crema de leche (nata), el azúcar y la vainilla. A parte, remojar las hojas de colapez, escurrirlas y llevarlas horno microondas 2 minutos. Colar por un colador bien fino.

Sacar la crema del fuego y añadir el colapez, mezclar todo y dejar enfriar un poco la mezcla. Colocar en moldes individuales y llevar al congelador por 1 hora y luego pasar al refrigerador. De preferencia que este toda la noche. Acompañar de la salsa de frutas de su elección, salsa de chocolate o salsa de vainilla.

Panna Cotta with fruit sauce

Ingredients:

4 1 / 2 cups heavy cream (cream)

3 / 4 cup sugar

3 teaspoons vanilla extract

7 sheets gelatin

Directions:

In a saucepan boil the cream, sugar and vanilla.

Put 3 tablespoons cool water into a medium bowl. Put the gelatin; let stand until gelatin has softened, about 2 minutes. Drain the water and microwave 2 minutes. Strain through a very fine sieve.

Remove cream from heat and add the gelatin, mix everything and let the mixture cool slightly. Place it in individual ramekins and freeze for 1 hour then put them in the refrigerator all night. Serve with fruit sauce of your choice,chocolate sauce, vanilla sauce or syrup.


8 agosto, 2011 at 6:39 pm 9 comentarios


Únete a otros 100 seguidores

@COPYRIGHT

Todas las imágenes de este blog están
protegidas por la ley de propiedad intelectual
y no se pueden usar sin previa autorización
de la artista.

@Copyright Agoisfoto/Jimena Agois All Rights Reserved